domingo, 2 de noviembre de 2008

Soledad imposible

Ven.

No alcances la medida de tu sombra.
Desata tus formas del misterio.
Pues sueño contra sueño es la vida.

Y aunque desnudo sostengas tu nombre
Golpea siempre con tu nuevo canto.
Inventa tu dolor inmenso,
Inconmovible,
Como la ola en ansia ardiente
Quiere dejar el mar para ser nube.

Oh, soledad imposible. Diosa esquiva.
El hombre no teme.
Vence.

Ahí está el nuevo día
Nube engendrada en ola.
Eterna furia. Espuma y hierro.
Cuando en la tierra apagues tu sed
Agua y viento cantarán tu casto furor.

Ya la muerte no es nada
Nadie te ordena.
Nadie te desea.

Solamente tu voz de Dios te ruega
Ven.
No alcances la medida de tu sombra.

Arturo Cuadrado. Soledad imposible (1944).

3 comentarios:

Mario dijo...

¡Cómo gritamos a veces por ella! La amada, la deseada, la tantas veces odiada y al mismo tiempo rimada soledad.
¿Qué seríamos en ocasiones sin ella?

Abrazos en la soledad de mi espacio.

BLUE dijo...

la soledad.....que gran amiga......quizas..la mejor enemiga del mundo
abrazos
Blue

Castedo Merinero dijo...

Ansiamos la soledad tantas veces que cuando nos topamos con ella nos duele.
Un abrazo.