sábado, 1 de noviembre de 2008

Arte poética

Más que decir palabras, quisiera dar la mano
a un niño, hundir el pecho contra la espuma viva,
y estar callado, llena la frente de océano,
bajo un pino silente, palpitando hacia arriba.

Más que decir palabras, navegar en un llano
de espigas empujadas, ondeadas, donde liba
la inmensidad su jugo de noche de verano;
y en vez de soñar nombres que el viento los escriba.

Más que juntar canciones cogidas en la infancia
quisiera mis mejillas como un nido robado,
y el sabor de mis labios húmedos de ignorancia,

y la primer delicia del que nunca ha besado:
más que decir palabras ser su propia fragancia,
y estar callado, dentro del verso, estar callado...

Leopoldo Panero. Siete poemas (1959).

2 comentarios:

Mario dijo...

Me parece una ternura de poema. Y esto me recuerda, que a veces, más que decir palabras, deberíamos recordar que el silencio también es bello...

Un abrazo.

Castedo Merinero dijo...

El silencio dice muchas veces más cosas que las palabras. Y a veces es más tenso que una discusión. Es curioso.
Un abrazo.