martes, 28 de octubre de 2008

Así vivimos

¿Son alondras o avispas tus ojos en mi carne?
Un llanto oscuro, un denso llanto oscuro mana del cielo, de
la tierra.
La sangre es una hormiga que enardece mi cuerpo.
Abre los ojos, camarada;
abre los ojos.
Mira:
el mundo es una nube sobre la cual marchamos
de pie, de rodillas, sentados,
con los ojos cerrados o abiertos,
entre muertos y vivos,
entre indecibles sombras;
entre negros que pueden convertirse en ángeles,
que conocen el color del aire
y la asfixia de una soga en el cuello;
entre hombre llevados al muro,
a ese muro de donde no se vuelve,
a ese muro donde un cabello es un suspiro,
una vida una mano de tierra.
Óyeme, óyeme, camarada.
Así vivimos,
atravesamos las tempestades,
precedidos, cercados por el llanto,
por el llanto de la cabaña, de la ciudad y el cementerio,
por ese llanto que lo invade todo,
que lo inunda todo,
que nos une en el cuerpo y en la sangre,
que terminará por confundirnos en una sola estrella.
Entre sombras, camarada;
entre sombras, bosques o llantos que nos agitan,
¿son tus ojos alondras o avispas en mi sangre?
El Universo entero es una lágrima redonda.

Pascual Pla y Beltrán. Camarada (1936).

4 comentarios:

Raúl Sánchez Quiles dijo...

Bella selección de poesía. La degustaré con calma.

A ti sólo te pido 20 segundos de tu vida para que leas alguna de las historias de http://www.hiperbreve.blogspot.com Quiero lectores críticos que dejen sus comentarios y, si crees que merezco un voto, pues adelante.

Hiperbreves S.A. en la categoría de ficción.

Castedo Merinero dijo...

Leeré más de 20 segundos varias de tus historias.
Un saludo.

Mario dijo...

Me gustó como Pla y Beltrán da instrucciones de como vivir y nos describe el mundo...

Perdona la ausencia. Intento ahora volver a mis quehaceres cotidianos.
Un abrazo.

Castedo Merinero dijo...

Nada que perdonar, Mario.
Si tu quehaceres cotidianos son trabajar, olvídate que no es bueno para la salud.
Un abrazo.