miércoles, 28 de mayo de 2008

Nocturnos

¿Quién pasará mientras duermo,
por mi jardín? A mi alma
llegan en rayos de luna
voces henchidas de lágrimas.

Muchas noches he mirado
desde el balcón, y las ramas
se han movido y por la fuente
he visto quimeras blancas.

Y he bajado silencioso...
y por las finas acacias
he oído una risa, un nombre
lleno de amor y nostalgia.

Y después, calma, silencio,
estrellas, brisa, fragancias...
la luna pálida y triste
dejando luz en el agua...

Juan Ramón Jiménez. Arias tristes (1903).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

alguien me lo explica?????

Castedo Merinero dijo...

La poesía no tiene que tener explicación.
Si viviera Juan Ramón, podría explicártelo.
Yo, humildemente entiendo que el poema refleja la tristeza de un hombre tímido, capaz de oir la risa, pero no de vivirla.