sábado, 14 de marzo de 2009

Trece

Me ha picado esta noche
la mosca de los celos en la oreja
y quisiera saber si estás en casa
o con otro, corriéndote una juerga.

Aunque andes de puntillas,
se despierta la fiera
y uno que es liberal y no le importa
lo que hagan con la vida, si es la ajena,

se vuelve suspicaz, mezquino, espía,
ve visiones, se amarga y se atormenta.
-Es el amor que pasa.
Pues que llame a otra puerta.

Javier Salvago. En la perfecta edad (1982).

2 comentarios:

Hisae dijo...

que claro este poema, y como nos identificamos...

Alejandro Fernández-Osorio dijo...

Gracias amigo.
Siento tu apoyo.
Un abrazo