sábado, 7 de febrero de 2009

Los de lo oculto

Para que las palabras no basten es preciso alguna muerte en el corazón.

La luz del lenguaje me cubre como una música, imagen mordida por los perros del desconsuelo, y el invierno sube por mí como la enamorada del muro.

Cuando espero dejar de esperar, sucede tu caída dentro de mí. Ya no soy más que un adentro.

Alejandra Pizarnik. El infierno musical (1971).

3 comentarios:

Hisae dijo...

A veces quiero sucumbir a la trsiteza de la belleza...

El viajero de una noche de invierno dijo...

Con tu permiso, añado un enlace a "Verso sobre verso" en mi blog.
Si te molesta, comunícamelo, por favor.

Castedo Merinero dijo...

Sin mi permiso, viajero.
Encantado.
Un abrazo.