sábado, 11 de diciembre de 2010

Te vi

Te vi,
se rompieron nuestras soledades,
se alborotó el instinto,
se llenaron de luz las lámparas fundidas.
Se murieron del susto, nuestros primeros padres,

y tu pena y mi pena,
se suicidaron juntas
la tarde
de nuestro encuentro.

Gloria Fuertes. Cómo atar los bigotes del tigre (1969).

2 comentarios:

Anastasia K. dijo...

Me encantan los últimos cuatro versos. Es complicado hablar de sentimientos sin entrar en "ñoñerías" y ella casi siempre lo consigue.
Un bes.

Castedo Merinero dijo...

Sí, la segunda estrofa es genial.
Quizá Gloria Fuertes no ocupa el lugar como poeta que se merece por su dedicación a los niños, pero nos hizo felices.
Un beso.