lunes, 16 de noviembre de 2009

Aquellos maravillosos años

Que la vida dolía
yo lo aprendí muy pronto.
Quizá por eso anduve tantos años
huyendo de la vida, como loco;

ciego, para no ver lo que sabía
que iba a ver nada más abrir los ojos;
borracho, para no mirar de frente
su impenetrable rostro.

Para poder vivir en paz, sin miedo,
para animarme, me lo bebí todo.
-Sólo así conseguí, en algún momento,

ser feliz y gozar la vida a fondo-.
Pero el sueño de la razón es sueño
y engendra monstruos.

Javier Salvago. Septiembre, 1997 (Doce poemas).

2 comentarios:

pilar mandl dijo...

No conocía a Salvago. Me ha gustado mucho.

Veo que has "abandonado" el cine... hubo un tiempo en que sólo leía poesía, ahora la releo de cuando en cuando. Tú tienes una buena recopilación... siempre a mano.

Gracias

Castedo Merinero dijo...

Te confieso que lo he descubierto recientemente, pero lleva desde finales de los setenta publicando libros.
He abandonado el cine, mejor dicho las divagaciones "recopilatorias, porque me suponía un esfuerzo importante con mi trabajo actual y no me sentía plenamente satisfecho de los resultados.
Gracias a ti.