viernes, 16 de enero de 2009

El alba denominadora

A embestidas suaves y rosas, la madrugada te iba poniendo nombres:
Sueño equivocado, Ángel sin salida, Mentira de lluvia en bosque.

Al lindero de mi alma que recuerda los ríos,
indecisa, dudó, inmóvil:
¿Vertida estrella, Confusa luz en llanto, Cristal sin voces?

No.
Error de nieve en agua, tu nombre.

Rafael Alberti. Sobre los ángeles (1927-1928).

1 comentario:

Un día salio el sol dijo...

Hola, te invito a darte una vuelta por mi blog, saludos.